Las manicuras en gel se han convertido en un pilar de la belleza moderna: son indestructibles, brillantes y se ofertan en la mayoría de sitios. Como decía, una de sus principales ventajas -con respecto al esmalte convencional- es que no se destrozan cuando metes la mano en el bolso para sacar las llaves o coger el teléfono.

Son excelentes también para quienes tienen el mal hábito de morderse las uñas: de esta manera, durante varias semanas, no podrán comérselas y podrían perder la mala costumbre.

Los esmaltes en gel están formulados con ingredientes más fuertes que las lacas tradicionales por lo que se agarran con más fuerza a la uña. De ahí, que resistan el desgaste diario .

Vamos a darte una serie de consejos sobre las manis de gel para garantizar mejores resultados y con menos daños.

CONSEJITOS! 🥰

1. Las manicuras en gel pueden debilitar tus uñas.

«El proceso puede provocar la deshidrataciĂłn y el adelgazamiento de la placa ungueal (porciĂłn dura del dorso de la uña)». DescamaciĂłn, uñas delgadas, rotas y descoloridas son algunos de los posibles efectos adversos de abusar de la manicura. Si por naturaleza, tus uñas son frágiles y finas, no recurras a esta manicura.

2. Productos tĂłxicos.

Para conseguir un acabado suave y brillante, hay esmaltes que contienen formaldehído, tolueno y ftalato de dibutilo, dañinos para la salud y que están prohibidos en España, aunque muchas manicuristas lo consigan por internet. Hay que tener cuidado con los centros a los que se acude (no dejarnos llevar por los precios bajos) ya que si no son profesionales serias y las lacas pueden ser de mala calidad.

3. El momento de retirar el esmalte.

La manicura en gel se retira empapando las uñas en acetona con los dedos envueltos en papel de aluminio durante unos diez minutos. El proceso deja las uñas secas y frágiles. Además, puede ser necesario raspar la superficie de la uña con una lima cuando la manicura no es permanente y es gel,lo que puede ocasionar más traumas en las uñas. Si la laca permanente que se ha usado es buena se debería de eliminar fácilmente con el baño de acetona.

4. Un descanso no viene mal.

Una vez que estás acostumbrada a una mani puede ser difícil no llevarla, pero los expertos recomiendan no llevar las uñas de gel de manera continuada. Si damos un respiro (unos tres meses), nuestras uñas se rehidratan y reparan. Nosotras recomendamos pasarte a la manicura permanente. No es agresiva y podemos llevarla sin descanso siempre que la manicura esté bien hecha.

5. Dermatitis.

Los esmaltes contienen sustancias, en particular acrilatos, que pueden causar dermatitis alérgica. Por lo tanto, es importante que la laca no entre en contacto con la piel.

Dicho esto te animamos a que lleves unas manos de ensueño, que confíes en nosotras y te dejes sorprender por nuestros diseños.

Ya sabéis que podéis poneros en contacto con el centro desde WhatsApp. ✅


×
Hola, Soy Marisol Âż En que puedo ayudarte?